martes, 21 de febrero de 2017

EL FRASCO DE DAR LAS GRACIAS

Esta Navidad vi una de esas tareas bonitas que ponen por el Facebook, que nos sirven para recordar aquello por lo que merece la pena vivir: se escoge un frasco de cristal y cada vez que ocurre algo que nos hace sentirnos felices, lo apuntamos en un papel y lo metemos en dicho bote agradeciendo (a la vida, al universo, o a quien queramos) ese momento de nuestra vida.
El acto de dar gracias es un momento de conciencia individual, una pequeña meditación que nos sitúa en el presente (aún cuando lo ocurrido pasara en otro tiempo). El agradecimiento nos abre a la comprensión, a la humildad bien entendida, a la solidaridad... y sobre todo nos da una felicidad y una calma que es difícil conseguir por otros medios. Cuando agradecemos algo a alguien, lo ponemos frente a nosotros y reconocemos el amor que hay detrás de ese acto. En resumen, dar las "GRACIAS" para mí es pronunciar una palabra que está cargada de magia de la buena (estoy hablando de las "gracias" de verdad, de corazón, no del compromiso vacío).
Pues a dar "Gracias" se aprende por imitación y practicando, y como quiero que mis niños y niñas sean muy felices, que absorban en  lo posible de la clase todas las cosas buenas que puedan, se me ocurrió hacer un "Frasco de dar las Gracias" a su medida. Y aquí está:


Como veis es una cartulina y la he adornado con trozos de otra cartulina... no tiene mucho trabajo, solo es ponerse, como todo.
Una vez colocado en el rincón de al amistad, hablamos en la asamblea sobre las personas a las que les estábamos agradecidas y fue muy bonito porque hablaban de sus mamás y papás, porque les leían cuentos, o los llevaban al parque... de abuelos, títas y también de la maestra ("yo") porque les enseñaba y jugábamos... Y luego quien quiso tomó un trozo de cartulina recortado y escribió a su manera lo que había dicho (para que se vean bien los colores uso rotuladores GIOTTO DECOR para ocasiones así... ¡Me encantan!).
Estaban entusiasmados. 
Ahora el bote está allí listo para que cada vez que ocurre algo bonito en la clase podamos dar las gracias y al hacerlo, sin duda, nos sentimos más felices.









1 comentario:

  1. Interesante.
    Los tres libros infantiles más vendidos (el Monstruo de Colores, Monstruo Rosa y Mi Camita) son de autores españoles, y los tres tienen una marcada finalidad.
    Muy interesante, leer aquí:
    http://trabajos-psicologia-infantil.blogspot.com.es/2017/02/libros-infantiles-mas-vendidos-3-cuentos-de-autores-espanoles.html

    ResponderEliminar

VUESTROS COMENTARIOS Y APORTACIONES SON MUY BIENVENIDOS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...