jueves, 26 de julio de 2012

CÓMO HACER MANDALAS EN LA CLASE


Hace tres años que practico yoga y sé por propia experiencia los beneficios que este estilo de vida aporta al organismo, tanto en aspectos físicos como intelectuales y emocionales.

En oriente hay una concepción del ser humano mucho más holística o global que la que tenemos en occidente: la división entre cuerpo y alma se difumina. Somo un ser completo y por lo tanto debemos hacernos cargo de nuestro YO completo. En la escuela y en la familia esto se traduce en que no debemos centrar nuestros esfuerzos en el desarrollo de una sola de las áreas de la persona (llamémosla mente, lógica, memoria, grafomotricidad, etc...) sino que hay que atender cada una de ellas atendiendo a lo que cada persona necesita. Tan importante es que nuestros alumnos se acerquen al mundo de las letras, como que se emocionen escuchando un cuento, el que conozca el número 3 como que sepa entender el ritmo de 3 palmas  en  una canción... y sobre todo, tan importante es que desarrolle su mente o lo que mal-llamamos inteligencia, como que aprenda a quererse, a relacionarse, a manejar sus emociones, a conocer y amar su cuerpo, a cuidarlo y respetarlo... Y eso es tarea de la familia, pero también de la escuela  porque recordemos que el objetivo último de la educación es el desarrollo integral del individuo.
El mandala (palabra en sánscrito que significa "círculo sagrado") es uno de los recursos que, bebiendo de las ancestrales tradiciones orientales, nos permite aunar el desarrollo de la sensibilidad estética y la motricidad fina con el trabajo interior de escucha y la meditación que lleva a la paz y a la armonía, mejora la concentración, la atención y proporciona calma. En definitiva es un trabajo estético que nos ayuda a ser más felices. La realización de mandalas además nos permite trabajar infinidad de contenidos básicos de Infantil y Primaria entre los que destacarían los de geometría, grafomotricidad o lenguaje artístico, entre otros.
Pero este tipo de dibujo no es exclusivo de Oriente; en nuestra cultura también hay muchos mandalas aunque no les llamamos así. Están en nuestro alrededor y fijaos por ejemplo en los platos adornados, en bandejas, espejos circulares, dibujos en el empedrado de muchas plazas... Pero también está en la naturaleza: mirad un tronco cortado, una margarita, una telaraña... ¡Y nosotros sin saberlo!

CÓMO HACER MANDALAS EN  CLASE (Y EN CASA)

Hay dos formas de realizar mandalas: decorándo plantilla ya dibujadas (pintándolos, coloreándolos...) y realizando los propios mandalas. La opinión de los expertos es que es mejor comenzar por decorándolos, para ir entendiéndolos e interiorizando el modo de trabajo para después pasar hay construirlos, no obstante creo que esto es muy personal y hay que hacer lo que mejor creamos que pueda resultar en nuestro aula.


A continuación os voy a comentar qué es lo que hago yo:

  • Presentación previa de mandalas en la clase, dejar que los peques expresen lo que sienten cuando lo ven y explicarles de manera básica lo que es y por qué vamos a usarlos en la clase.
  • Elegir el mandala de acuerdo a los intereses y habilidades de los peques. No es lo mismo que estén empezando a colorear que cuando ya saben hacerlo muy bien. Preparar las copias para tod@s.  Hay infinidad de modelos de mandalas que se pueden descargar fácilmente de la red y al final de la entrada os dejo algunos enlaces. Según el objetivo podéis dejar que ellos elijan el que más les guste de una serie de copias o ser vosotras las que elijáis.
  • Elegir los materiales para adornar. Si son dibujos pequeños van muy bien los rotuladadores. También me gusta usar lápices de madera y con los más peques me gustan los rotuladores gordos y las ceras blandas. Se pueden usar también pegatinas, pinturas y otros, teniendo en cuenta siempre al mandala que se aplicarán. El material debe estar preparado en las mesas antes de empezar para no romper después el ambiente.
  • Elegir el momento adecuado de la jornada, no tiene que ser mucho tiempo, para que no canse la actividad. Con 15 ó 20 minutos puede ser suficiente sobre todo al principio. Si no se termina el mandala se puede continuar en otra sesión. A mí me gusta hacerlo después de la relajación que sigue al recreo así después podemos hablar de lo que hemos sentido en la asamblea final de la clase. 
  • Generar el clima adecuado: luz natural si es posible, se puede poner una varita de incienso (que no sea  muy fuerte) o aromatizar el aire con alguna colonia de frutas (a mi me encanta la colonia de melón que venden en Mercadona). También ayuda mucho poner un tipo de música relajante.
  • Explicar la actividad en las primeras sesiones (con el tiempo ellos ya saben de que va y sólo hay que dar unas directrices generales): Vamos a hacer un juego de magia con los colores. Hay que guardar silencio para escuchar lo que la música nos dice. Ella nos va a susurrar en el oído los colores que tenemos que usar para colorear el mandala. Es muy importante que estemos en silencio porque si no la magia se rompe y no podemos escuchar la música. Vamos a hacerlo muy despacito, no pasa nada si no lo terminamos porque podemos seguir otro día. Veréis que precioso mandala nos sale si escuchamos con atención la música. 
  •  Decorar el mandala y mantener el clima de calma. Es normal que algunos niños y niñas hablen bajito. Es importante acallar a los peques que levanten la voz pero de manera sutil, porque nosotros tenemos que ser los primeros en respetar las normas de silencio. Si algún niño no quiere hacerlo es mejor dejarle sin hacer la actividad. En general ponen mucho más interés si saben que de no cumplir las normas no podrán hacer la actividad.
  • Terminar la actividad antes de que el clima del aula cambie. No es bueno cansarles, al contrario, lo ideal es dejarles con ganas de más, porque si no ellos acaban nerviosos, nosotros también y queda una especie de sensación de fracaso que es todo lo contrario de lo que se pretende conseguir con esta actividad. Así que mejor 10 minutos bien aprovechados que 30 minutos de nervios reprimidos.

Para dibujar/crear nuestros propios mandalas el procedimiento es el mismo, pero ahí se puede ser mucho más creativo. Podemos partir de una figura central que les demos nosotros, de un círculo que tengan que rellenar o dejarles a ellos mismos que se expresen como deseen. Lo mismo digo con los materiales, puede usarse lo que creamos conveniente según el grupo incluso darles a ellos a elegir. Rotuladores, papelillos, pegatinas, ceras, pintura, flores, piedras, arena... todo vale, mientras se adapte al momento de los niños y niñas.
El mandala suele ser una construcción individual pero también colectiva. En este último caso es importante trabajar muy bien el clima del aula antes de hacer la actividad para que no se desvirtúe el sentido de la misma, trabajar en grupos pequeños y utilizar materiales muy básicos, por ejemplo tizas (si hacemos uno en la pizarra), pintura, rotuladores... También se puede construir con objetos y con el mismo cuerpo. Os recomiendo este precioso vídeo que descubrí hoy bicheando por la red para ofreceros enlaces interesantes:

Se ha escrito mucho sobre los mandalas y podéis leer más sobre ellos en los siguientes enlaces:
http://www.feteugt.es/data/images/2006/PUBMandalas.pdf
http://www.doslourdes.net/mandalas.htm

Existen muchos mandalas en la red que podéis bajaros. Os dejo aquí algunos enlaces, aunque basta con que busquéis en Imágenes de Google.
http://orientacionandujar.wordpress.com/2009/02/23/fichas-atencion-mandalas-ii/
http://www.papermandalas.com/mandalas.htm
https://www.google.es/search?q=mandalas+educaci%C3%B3n+infantil&hl=es&sa=N&prmd=imvns&tbm=isch&tbo=u&source=univ&ei=WHQRUILrAqSs0QX_uYG4CA&ved=0CGUQsAQ&biw=1366&bih=643

1 comentario:

  1. los felicito

    soy maestra de preescolar en México estoy interesada
    en trabajar las mandala.
    solicito su asesoría

    Lorena Arras

    ResponderEliminar

VUESTROS COMENTARIOS Y APORTACIONES SON MUY BIENVENIDOS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...