domingo, 29 de noviembre de 2009

NUEVAS AVENTURAS



Veo veo...

¿Qué ves?
Una cosita
pequeña, pequeñita...
Acércate,
no pierdas detalle
de esta aventura diminuta.


Comienzo andadura en un nuevo cole... todo se repite y todo es diferente! Pero mis ganas de aprender... esas siguen ahí!


Espero que éste sea un curso cargado de grandes aventuras en el mundo diminuto, el que está delante de nuestros ojos y tantas veces pasa inadvertido.


!!!Aplicad la oreja verdeeeee!!!




Y para quién no conozca el poema, aquí os lo dejo:




LA OREJA VERDE Autor: Gianni Rodari


Un día en el expreso de Sevilla a Villaverde
vi que subía un hombre con una oreja verde.
No era ya un hombre joven sino más bien maduro
todo menos su oreja era de un verde puro.
Cambié pronto de asiento y me puse a su lado
para estudiar el caso de cerca y con cuidado.
Le pregunté - Esa oreja que tiene usted, señor,
¿ cómo es de color verde si ya es usted mayor ?
Puede llamarme viejo - me dijo con un guiño -.
Esa oreja me queda de mis tiempos de niño.
Es una oreja joven que sabe interpretar
voces que los mayores no llegan a escuchar.
Oigo la voz del árbol, de la piedra en el suelo,
del arroyo, del pájaro, de la nube en el cielo.
Y comprendo a los niños cuando hablan de esas cosas
que en la oreja madura resultan misteriosas...
Eso me contó el hombre con una oreja verde
un día en el expreso de Sevilla a Villaverde.
Autor: Gianni Rodari LA OREJA VERDE
Un día en el expreso de Sevilla a Villaverde
vi que subía un hombre con una oreja verde.
No era ya un hombre joven sino más bien maduro
todo menos su oreja era de un verde puro.
Cambié pronto de asiento y me puse a su lado
para estudiar el caso de cerca y con cuidado.
Le pregunté - Esa oreja que tiene usted, señor,
¿ cómo es de color verde si ya es usted mayor ?
Puede llamarme viejo - me dijo con un guiño -.
Esa oreja me queda de mis tiempos de niño.
Es una oreja joven que sabe interpretar
voces que los mayores no llegan a escuchar.
Oigo la voz del árbol, de la piedra en el suelo,
del arroyo, del pájaro, de la nube en el cielo.
Y comprendo a los niños cuando hablan de esas cosas
que en la oreja madura resultan misteriosas...
Eso me contó el hombre con una oreja verde
un día en el expreso de Sevilla a Villaverde.



¡YO ME PIDO UNA OREJA VERDE ESMERALDA! Como el color de mi ría cuando hay marejada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

VUESTROS COMENTARIOS Y APORTACIONES SON MUY BIENVENIDOS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...