sábado, 17 de diciembre de 2011

LA AVENTURA DE LAS BURBUJAS. APRENDIENDO A RESPIRAR... ENTRE OTRAS COSAS.


¡Qué bonitas son las burbujas! ¡Y qué divertido es hacerlas!
Pero además detrás de esta actividad aparentemente lúdica, podemos encontrar un buen puñado de contenidos didácticos importantes que podemos trabajar con los peques si le damos el enfoque adecuado.
A mi me gusta insertar los contenidos propios de la geometría dentro de actividades con sentido, o sea, no sirve de nada hablar del círculo en el abstracto sino que hace falta aplicar este esquema a la realidad que viven nuestros niños y niñas. Pero una pompa de jabón no es un círculo, sino un esfera, que es un círculo superperfecto porque es redondo por todas partes y no solo por un lado. Cuando hacemos pompas producimos esferas preciosas que al dibujarlas se convierten en círculos. Ahí ya estamos trabajando la geometría y la grafomotricidad (entre otras cosas).
Pero además hacer pompas nos da la oportunidad de trabajar la respiración. A lo largo de estos años he aprendido y comprobado como podemos controlar poco a poco las emociones a través de nuestra respiración. Ésta no solo nos revela como nos sentimos sino que, si tomamos conciencia de ella podemos ir controlándola poco a poco. Nuestro cuerpo es como un pompero: si soplamos (respiramos) muy rápido y muy fuerte las pompas se rompen (nos quedamos sin aire, nos ponemos nerviosos/as), pero si soplamos (respiramos) despacio, salen pompas muy bonitas (nuestro cuerpo se siente mejor). Si soplamos muy muy muy despacio salen superpompas gigantes (así, cuando estamos más nerviosos o tenemos miedo, si respiramos muy despacio nos vamos calmando y nos sentimos cada vez mejor y más felices, como si saliese una pompa de colores en nuestro corazón).
Nunca es temprano cuando se trata de aprender a respirar porque es el aliento lo que sostiene la vida y ésta es una buena herramienta que, aprendiéndose pronto y ejércitándose, puede mejorar en muchas cosas la capacidad de los niños y niñas para conocerse y auntoregurlarse en particular y el clima del aula, por añadidura.
Así que al soplar el pompero salen pompas de colores que se lleva el viento pero las mejores son las pompas que se quedan en nuestro interior: el momento feliz que compartimos, la tranquilidad y la calma de una buena respiración y la belleza que encierra el pequeño milagro de una burbuja multicolor a la luz del sol.
¡Y es tan fácil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

VUESTROS COMENTARIOS Y APORTACIONES SON MUY BIENVENIDOS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...